Los cumpleaños de marzo se plantearon desde el primer momento como un enorme reto: por una parte, los cumpleañeros del Hogar Infantil eran nada más y nada menos que 6, de edades muy variadas: diez años, siete, catorce, diecisiete, quince y dieciocho.

Por otra, en el Hogar distribuyen a los niños en pisos, formando grupos “familiares” que les permiten establecer vínculos afectivos entre ellos, y en esta ocasión íbamos a celebrar tres fiestas: una en cada piso.

Los cumpleaños solidarios empezaron su andadura en febrero, con una fiestecita pequeña y nada ambiciosa. Pero en marzo, y sin apenas haber rodado en esto de los cumples, nos veíamos metidas de lleno en la aventura de preparar tres fiestas para seis cumpleañeros.

Mucha gente nos pregunta… ¿pero qué es exactamente lo que hacéis? Por eso en esta ocasión hemos querido documentarlo todo. Para poder contároslo paso a paso.

Lo primero es que los educadores de los chavales nos “soplen” qué les haría más ilusión como regalo. Una vez lo sabemos, nos vamos a My Little Republic para colgarlo en el corcho de My Little Acción. Y dejamos que las chicas de MLR se ocupen de darle toda la difusión posible entre los papás de los cumpleañeros que asisten a su local.

Mientras, desde Mamás en Acción nos dedicamos a buscar patronos que permitan que los niños tengan una sencilla merienda con la tarta que merecen. Es entonces cuando aparecen en escena gente tan grande como Pedro Campos (¡cuantas gracias hemos de darte!).

Con la provisión de fondos  hecha, el mismo día del cumple nos vamos de compras. Con un presupuesto más que ajustado, pero la mar de digno, llenamos un carrito de comida… y de ilusión!!!

20140327_101259

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Después de eso, pasamos por My Little Republic a por los regalos conseguidos. Con el miedo que nos daba no conseguir los seis regalos… ¡qué ilusión ver el rinconcito de My Little Acción hasta los topes!

20140327_140315

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuando tenemos la compra hecha, nos acercamos al Hogar para dejar allí todos los paquetes. Y esta vez la casualidad quiso que dos de los chavales con los que íbamos a pasar la tarde estuvieran en clase de Educación Física cuando llegamos.

Son niños que tiene dificultades para mostrar sus sentimientos, y sin embargo, fue fácil ver que tenían muchísimas ganas de que llegara la tarde para disfrutar de sus bocatas de Nocilla, sus perritos calientes, sus refrescos y la compañía de las súper-Mamás. Porque lo primero que nos dicen es: “Sois las Mamás que venís a los cumples de esta tarde?” Y lo hacen con una sonrisa de oreja a oreja. Eso anima a cualquiera.

20140327_104445

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A primera hora de la tarde todas las Mamás voluntarias quedamos en el Hogar, y empezamos los preparativos de las meriendas. Los nervios se palpan en el ambiente, pues todas queremos que salga bien y dar lo mejor de nosotras mismas… hasta que aparecen los chavales.

prearativos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En ese momento es cuando nos damos cuenta de que llevan todo el mes esperando nuestra presencia. Que agradecen que estemos allí, y que no sobramos en absoluto. Porque aunque les cuesta demostrarlo, tienen pequeños gestos de cariño hacia nosotras. Cuando nos damos cuenta nos están enseñando el último baile que han aprendido, o contándonos las anécdotas de su día a día en el Centro.

_m2yOFcW8VqbIBUKxqr9gRgcnPJZmns_3IIHwbBBuXY,29ZFpBwLvLG5s2cjG9eTNM2S4qO0FHRn5T2LFF50-Oc

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los súper-poderes nos toca sacarlos después, cuando nos enteramos de que con sus 17 años es la primera vez que Leo tiene una tarta delante para soplar una vela. O de que a Alba nunca le han hecho un regalo de cumpleaños. Porque hoy estamos de fiesta, pero la realidad de estos niños es realmente dura fuera de las paredes de este Hogar en el que tratan de que lleven una vida lo más ordenada posible.

No fue fácil conseguir los regalos de este mes:

  • Para Leo, cartas Magic y una caja para transportarlas y coleccionarlas.
  • Para Alba, un collar y una pulsera con los que poner su nombre.
  • Para Bárbara, una sudadera azul con capucha.
  • Para Fina, unas gafas de sol, un kit de belleza y un maletín de papelería de Princesas.
  • Para Miriam, unas botas marrones con velcro.
  • Para Manuela, un kit de manualidades y una mochila de Violetta.

Para hacernos con ellos pusimos en marcha una enorme ola de solidaridad, pues algunos tienen una historia realmente bonita detrás. Pero esas historias ya os las contaremos… Hoy queremos que os paréis a ver las fotos de las fiestas, en las que si algo se intuye, es felicidad.


-Skgggb3D26TlLQcnl49uGY9vHbA2TP-q9Nrb1SVKUs,KvFpPCEI22vOkrkwqgDC7B0PJTs1f0QOUrNa64qbPsQ
7NFI7OTY0rqR7pc7zkIG_3FwqXktjLi2gDbqQWzQLj4,YzO_K5tPE74a5DaY5KKr7_vXnHpXI6rIn8zFhacvl9U

bart KhHrB15LqWnD4gtJYRjR26f1g69kNaJNJoDo1R6yglU,JmYOw_fUMAIk8KeZN93iGyuJQ-6HJz29j7oVLHzFpfM maya princesas REGALO1 REGALO2 REGALO3 REGALO4 REGALO5 REGALO6

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del usuario a través de su navegación. Si continúas navegando aceptas su uso.  Política de cookies OK